Sé que hace mucho que no actualizo el blog pero he ido bastante liado estos días. ¡Así que no quiero contar un rollo y os dejo con mi entrada!

[mks_separator style=»solid» height=»2″]
Después de pensarlo mucho he decidido cambiar un poco mi manera de viajar buscando más comodidad. ¡Viajaré ligero! Sí, aunque sea una aventura larga y pueda pensar que necesite muchas cosas, no es así. Escribiré un post con el equipaje detallado que pienso llevar un poco más adelante.

En mis anteriores viajes siempre he utilizado mochilas de 50 litros + mochila pequeña. Y nunca he llegado a utilizar todas las cosas que llevaba pensando en el «y sí..». Recuerdo unas sabias palabras que me dijo un día Pol Jane tomando un café en la libreria Altaïr que se me quedaron grabadas en el cerebro.

El camino siempre te da lo que necesitas. – Pol Jane

Y me ponía como ejemplo que se había llevado un par de ruedas de recambio encima de la moto en su aventura por si pinchaba, y vio que fue una gilipollez ir cargado como un burro. Que allá dónde puedas pinchar, siempre habrá un montón de talleres y encima más barato. Y como en esto, con todo: ropa adaptada al clima de la zona, crema solar, unos zapatos, lo que sea.

Volviendo al tema.. ¡La mayoría de gente que he conocido viajando iban con enormes mochilas de entre 65 y 70 litros! Me sorprendía al ver que para un viaje de dos semanas o un mes utilizaran esos calibres tan incómodos. ¿Qué sentido tiene?
Cuanto más grande sea tu mochila, más la vas a llenar, cargarás todo el día con cosas que nunca saldrán del fondo de ella y va a pesar horrores. Llevar una mochila ligera o pesada condiciona el que tengas un buen o mal viaje.

Escoger mochila será una de las decisiones más importantes para emprender el viaje que vayamos a realizar.
Cada gramo cuenta y tu espalda lo nota cada día que pasa, para bien o para mal. Lo importante es encontrar un equilibrio.

En mi dilema personal sobre los pros y los contras de qué tamaño de mochila utilizar para el viaje había diferentes variables:

  • Voy a necesitar llevar tanto ropa de invierno como de verano.
    • Con una mochila pequeña me puede faltar espacio, o eso o debo prescindir de mucha ropa.
  • Andaré mucho con la mochila colgada en mi espalda, y no sólo por carretera.
    • La mochila, como más pequeña y ligera, mejor.
  • El tamaño que ocupa la tienda de campaña + saco de dormir + esterilla
    • Imposible llevar esto en una mochila pequeña a no ser que sea lo único que lleve
  • El portátil, cámaras de fotos, y otras cosas de utilidad tienen que venirse conmigo
    • Para eso lo mejor es llevar una segunda mochila.

[mks_pullquote align=»center» width=»600″ size=»24″ bg_color=»#81d742″ txt_color=»#ffffff»]                         ¡Así pues, mi veredicto final es el siguiente![/mks_pullquote]

Mochila de 35 litros de máxima comodidad con esterilla y tienda de campaña ligada por fuera con cintas (esto último es bueno para el espacio y malo porqué altera mi centro de gravedad) + mochila pequeña (unos 20 litros, aún por decidir) dónde pueda llevar portátil, cámaras etc.

Con esto consigo un equilibrio entre las cosas buenas y malas de cada caso.
IMPORTANTE: Priorizar los objetos y equipaje que sean ligeros: tienda de campaña ligera, saco y esterilla ligera, llevar si se puede unas solas bermudas en vez de dos.. Mejor una de calidad que dos malas, y que dos buenas también.

El packing y como narices meta dentro lo que tengo que meter en la mochila de 35, será otro tema a parte.